viernes, 24 de mayo de 2019

La marcha nórdica es un ejercicio físico de bajo impacto, completo y equilibrado. Es, probablemente, una de las actividades físicas más saludables.
Por otro lado, aunque la marcha nórdica sea tan beneficiosa no está exenta de accidentes (caídas) y errores, que pueden producir lesiones en nuestro organismo y que cuando mayor sea la edad del participante, más difícil será de recuperar. La ventaja de la marcha nórdica es que estas lesiones se desarrollan lentamente, lo cual nos permite evitarlas.

Cuando aparece el dolor mientras estamos practicando, éste nos está indicando:
    • o que nos estamos excediendo en el esfuerzo 
    • o que estamos haciendo la técnica de una forma incorrecta
    • o que estamos utilizando un material inadecuado
    • o que utilizamos en exceso una articulación.

¿Qué podemos hacer para evitar lesionarnos?
    1. Calentamiento previo a la práctica de la marcha nórdica.
    2. Fortalecimientos a mitad del recorrido.
    3. Estiramientos al finalizar.

¿Y cuando ya han aparecido las primeras molestias o el dolor?
En esta situación, lo recomendable es que durante el calentamiento previo a la sesión dediquemos más tiempo, más ejercicios y más intensidad a la articulación o al grupo muscular afectado.
Por otro lado, durante la sesión de estiramientos también dedicaremos más tiempo y ejercicios a la parte afectada. Los estiramientos además de ayudarnos a mantener la movilidad articular, tienen un efecto relajante y calmante sobre las articulaciones y grupos musculares que se trabajan.
A veces el problema es debido a un exceso de esfuerzo realizado sobre articulaciones, músculos y tendones demasiado débiles para ese nivel de exigencia. Son las llamadas lesiones por estrés y, en este caso, los ejercicios específicos de fortalecimiento nos ayudaran a reforzar la zona afectada.

Cuando la causa del dolor es un material deportivo inadecuado habrá que revisarlo y si es necesario cambiarlo o ajustarlo:
    • zapatillas deportivas inapropiadas para la marcha nórdica
    • bastones con una altura incorrecta
    • dragoneras demasiado apretadas o demasiado sueltas
    • mochila no ergonómica

Además, las lesiones se pueden producir por una práctica incorrecta de la técnica de la marcha nórdica, por ello nosotros siempre recomendamos que se aprenda bien desde el comienzo con un buen profesional. 

 




Si tenemos en cuenta todo lo mencionado, podremos obtener todos los beneficios que nos otorga la marcha nórdica, minimizando el riesgo de posibles lesiones.

0 comentarios:

Publicar un comentario