miércoles, 1 de noviembre de 2017


La marcha nórdica o Nordic Walking es un nuevo concepto de movimiento saludable. Se practica utilizando dos bastones que se apoyan en el suelo alternativamente siguiendo el balanceo de brazos característico de la marcha bípeda. El uso funcional de los bastones consigue activar la musculatura de hombros, espalda, pecho y brazos, habitualmente poco solicitados en el patrón de marcha ordinaria.

Beach Nordic Walking es una variante de la marcha nórdica que se realiza en el mar. Caminar con bastones y descalzo por la arena mojada o con el agua a diferentes alturas (tobillos, pantorrillas, muslos, caderas, cintura), aplicando la técnica correcta de la marcha nórdica, dado que supone un esfuerzo añadido, obligará a los músculos a trabajar con más intensidad, reforzándolos y al mismo tiempo se producirá una mayor activación cardíaca. 
Los movimientos y los minerales del agua de mar actúan sobre la piel aplicando un masaje drenante que ayuda a estimular la circulación, lo cual favorece la disminución de la retención de líquidos y eliminar la celulitis. 
La alta densidad del agua hace que aumente la resistencia muscular y el tono del cuerpo, por lo que es ideal para modelar la figura de manera integral: Cintura delgada, pecho tonificado, espalda reforzada, brazos, músculos y piernas torneados, glúteos fortificados, vientre más plano. Ayuda a perder peso: se pueden quemar 600 calorías en 30 minutos lo que en tierra necesitarías 90 minutos para quemar las mismas calorías.